LA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO

Buena tarde, hace ya nueve meses, mientras corríamos la media maratón ciudad de Málaga íbamos hablando sobre las informaciones de que iba a celebrarse en diciembre la I maratón ciudad de Málaga.

En aquel momento tan lejano, ya pensaba en mi interior, allí si no pasa nada estaré yo.

Cuando decidimos ir a una carrera, casi siempre tiene algún motivo emocional, en 1985 estuve un año viviendo y estudiando en esa ciudad, tiempos aquellos de bailes en Blondi hasta el amanecer, seguro que alguien que lea éstas líneas también los recordará, en Pedrega, oíamos a Depeche Mode, tomábamos cerveza en Snoopy mientras veíamos niñas pijas bailar sevillanas,  nos reíamos en Galeón bailando juntitos,  paseábamos por la Malagueta y contemplábamos atardeceres en la Farola, mientras escuchábamos a Radio Futura y su Jardín Botánico, y cómo no en cualquier fiesta que se preciase sonaba el club del alcohol de Danza Invisible … 

En aquellos tiempos yo corría por la avenida de Andalucía hasta el paseo marítimo y contemplando el mar soñaba con amores platónicos y lugares lejanos …

He vuelto muchas veces a Málaga, unas para vivir momentos muy tristes y otras para disfrutar de la compañía de familiares, de amigos y de desconocidos que después han llegado a ser personas muy importantes en mi vida…

Noches de Semana Santa y vinos, de conciertos en vivo en pequeños bares, de coronita, sudor,  pasión y cuentos a la luz de la luna…

También muchas ediciones de la media de Málaga, mientras recorría una y otra vez todos esos recuerdos en rincones de ciudad…

Quedan siete días para ese maratón, y siempre nos quedan dudas sobre el entrenamiento llevado a cabo, ahora recordamos esos domingos en los que he preferido salir en bici a sufrir haciendo una tirada larga, pero bueno, hoy mientras corría solo he pensado en la soledad del corredor mientras entrena, llevaba la cámara y  he realizado alguna foto del Picón de Jérez nevado al fondo de la carretera que me llevaba dirección Lugros, y he recordado tantos momentos de alegría en Málaga, he recordado momentos de infancia con mi abuela y mis tíos, la playa cuando apenas tenía 4 años y el mar era tan inmenso…

He intentado visualizar el maratón y me ha dado pánico, 42 km. a veces es normal cuando alguien nos dice que estamos locos, pero serán 42 kilómetros para reflexionar, para reir, para recordar imágenes de nuestra vida, mientras inpactamos una y otra vez sobre las calles de Málaga…

Que distinto será el paisaje de la semana que viene, mar azul frente a ocres y blancos hoy…

Compañeros, ánimo y nos vemos la semana que viene en Málaga y cómo dice nuestro lema, “el sufrimiento es pasajero, la gloria eterna”  .

Rafa Luque Cruz

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: