I MEDIA MARATÓN CALAR ALTO

Buena tarde, el domingo tuvimos el placer de correr una nueva media maratón, el gancho era la altitud 2200m, la media más alta de España decía el poster de la prueba.

Un grupo de amigos de ultrafondo Guadix y Ocio Sur nos reunimos como tantas veces al año en una salida.

Con retraso se dió la salida de los senderistas, con ellos conversamos sobre el desnivel y el final que se preveía durillo.

Recogida de dorsales un tanto lenta y fotos de rigor, a veces me canso de llamar a la gente para hacernos una foto, o durante la carrera me paro para disfrutar de un paisaje o de dejar plasmado el esfuerzo de los compañeros, para luego poder disfrutar de los montajes.

En esta carrera tenemos el placer de correr con Juan, trotamundos al que envidio sanamente, en el coche nos va contando algunos treking que ha realizado por Perú con el Machu Picchu incluido.

 Hoy vamos a dejar que sea nuestro amigo Juan el madrileño el que haga la crónica de esta hermosa carrera:

DE MADRID AL CIELO

 

En estos momentos, en la distancia y pasado un tiempo después de la I Media Maraton de Calar Alto, parece que lo vivido fue un sueño solo recordado por el dolor de piernas que desde última hora del lunes me acompañó en mi viaje de vuelta a casa. Eran las ocho menos cuarto del domingo 10 de Julio de 2011. En la cafetería Versalles de Guadix me encontré con Rafa, Paco y Santi un rato después de medio forzarme a desayunar algo en compañía de Meli que se ofreció generosamente a madrugar y acercarme al punto de encuentro. Tras las presentaciones de Paco y Santi (a Rafa le conocí el día anterior por mediación de Palma). Emprendimos camino hacia el Calar Alto con un comienzo de día totalmente claro y prometedor de un sol de justicia. Mientras comentábamos de camino a la cima, por las serpenteantes curvas de la carretera se perfilaban a ratos las cúpulas blancas del observatorio en lo más alto dela Sierra de los Filabres. Iba a ser duro decíamos, muy duro…….y cierto fue que el recorrido no decepcionó a nadie.

 

El ambiente en la salida era muy animado. Corredores y senderistas se extendían en una cola abultada esperando la recogida del dorsal. La hora de salida para los senderistas se echaba encima y vimos claro que el retraso de la modalidad de carrera era inevitable. Mientras mis compañeros saludaban a gran cantidad de conocidos de otras batallas pasadas, yo no podía quitar la vista de las cúpulas, del entorno y del ambiente que nos rodeaba…..ahí estaba después de tanta preparación y tras imaginarme como sería una carrera en un lugar como aquel. Las ensoñaciones duraron poco, recibimos el dorsal, una gorra y un bote de crema solar con protección ultra. Todo un detalle para la solana que nos aguardaba en breve. Nos reagrupamos y dirigimos nuestros pasos hacia el coche aparcado para prepararnos con la indumentaria definitiva. Mi primera sorpresa fue que con las prisas olvidé mi mp3 y lo peor de todo, las gafas de sol…..tocaba confiar en la gorra blanca que me regaló un compañero de RC Madrid para afrontar el recorrido. Terminados los preparativos los cuatro trotamos desde el coche hasta la salida. Todos de rojo, aunque mi camiseta no era del Club Ultrafondo Guadix sino de la primera edición de la carrera “Madrid corre por Madrid”. ¡Un madrileño aquí!………¿que se le ha perdido por estas latitudes?…..yo solo sonreía……era mi primera carrera de montaña y que mejor manera de iniciarme en un lugar tan especial como aquel.

Pasada la hora de inicio marcada por la organización nos agrupamos entorno al arco de salida y esperamos el ansiado momento del inicio. Estaba rodeado de corredores dispuestos a pasarlas muy duras por allí y eso siempre te anima a afrontar el reto que tienes delante. Por fin, la prueba anunció su inicio y nos lanzamos los primeros kilómetros cuesta abajo como una veloz serpiente multicolor.

Yo decidí marcar un ritmo reservón por el respeto que le tenía al perfil y con idea de prevenir cualquier resbalón al principio. La polvareda de estos primeros compases fue lo peor. Por mucho que lo intentaras evitar la nube te rodeaba debido a lo agrupados que nos encontrábamos todos los participantes. En algún momento creo que pregunté acerca de la posibilidad de ver el mar……..me señalaron una dirección pero la bruma de la costa solo permitía intuir que allí estaba. Llegados al kilómetro 5, nos encontramos con el primer castigo serio del día. Una pendiente de más de doscientos metros de desnivel en poco más de un kilómetro.

Aquello era encontrarse de pronto una enorme línea de gente que subía regulando el paso bajo un sol que empezaba a notarse en el cogote. Yo empecé la subida en carrera pero al poco, desistí……no hay otra a menos que te quieras fundir a las primeras de cambio. Tomando el ritmo adquirido en años de practica montañera remonté con buen paso este primer escollo llegando al primer avituallamiento. Allí nos sirvieron agua, algún refresco……y magdalenas…….es lo único que no se me ocurrió probar con la boca seca que traía.

 

Después de repostar, tocaba fajarse de nuevo hasta el próximo control. Ahora tocaba un descenso prolongado alternado con zonas de sombra y en algún caso, senderos de cabras entre bosques de pinos. En esta bajada me encontré con Carlos, un compañero de Almería con el que recorrería gran parte de lo que quedaba de prueba comentando lo que se avecinaba. En parte del descenso había que tener bien concentrada la vista en el terreno, pues presentaba gran cantidad de piedra suelta y erosión que obligaban a jugar bien con los tobillos para no tener un traspiés.

Superada esta fase, entrábamos en una pista forestal con buen firme en la que era posible adquirir ritmo de carrera constante. Y así fue como llegamos al kilómetro 11 donde nos esperaba el segundo avituallamiento. Esta vez no me pude resistir a vaciarme un buen chorro de agua en la cabeza. El desgaste comenzaba a notarse, pero seguía confiando en llevar un ritmo adecuado a mis posibilidades. Desde aquí nos esperaba un larguísimo tramo de pista forestal, hasta el kilómetro 18.

Cada vez veíamos más senderistas a medida que cubríamos la distancia, apurando las pocas sombras que aparecían y recorriendo curvas desde las que se divisaba lo lejos que quedaban los corredores que iban por delante. En más de una ocasión pensé lo cómodo que hubiera sido tener en aquel momento una bici para descender por aquel tobogán interminable…… lo cierto es que ya se intuía que nos dirigíamos al ser o no ser de la carrera. Como en las etapas reina del Tour, todavía nos quedaba acceder a las rampas finales que nos llevarían al ansiado final.

La parada del 18 fue como un ultimo aliento, un “vamos que solo nos queda el cortafuegos”, las caras lo decían todo……..un poco antes de este momento tomé un gel. Algo tarde según lo tenía planificado, pero me encontraba aun con fuerzas, la estrategia de carrera estaba funcionando bien y el entrenamiento respondía mejor de lo esperado. Así pues, afrontamos el infierno final con ánimos renovados encontrando de nuevo la conocida línea de corredores que luchaban por remontar las duras rampas del árido cortafuegos. De nuevo a ritmo de montaña, me lancé a subir las rampas con andares constantes……todo lo que se podía nos animábamos entre los que encontrábamos por los pasos más duros.

Cuando vives estos momentos, eres consciente que la carrera es mucho más que el reto personal, es también compartido y actúa como un potente revulsivo para continuar adelante. Recuerdo el momento en el que estábamos a la altura del de coche de Protección Civil donde la pendiente por fin se hizo más tendida. Desde aquí los ánimos de la organización y la visión de estar en el kilómetro final hicieron el resto. Me puse a correr sacando todo lo que me quedaba, animando a los que me encontraba y mirando hacia la carretera de acceso al observatorio que cada vez estaba más cerca. Los metros finales fueron el subidón de adrenalina que te hace ver que lo imposible se ha realizado. “Todo es posible” me dijo uno de los corredores al poco de cruzar la meta. Miré de nuevo a las cúpulas y a mi alrededor.

Una carrera de altura sin duda, una experiencia que traerme y una parte de mi ilusión y la de muchos corredores y senderistas que se quedó allí arriba junto al observatorio de las estrellas.

Mi agradecimiento a Palma, Meli, Lourdes, Rafa, Santi y Paco por hacer posible este sueño de verano.

Nuestro compañero Juan lo ha dicho todo, solo queda felicitar a todos los participantes, Pandilla que inicia una nueva andadura con su equipación:

Amigos todos, trotanoches , saltabalates y 900 atletas más.

Espero haber acertado con las fotos que he puesto a la crónica de Juan os dejo con un amplio montaje de lo que dió de si la prueba.

En la lengueta de la derecha podeis ver todo lo relacionado con clasificaciones pinchando en la foto del cartel.

Juan Hidalgo y Rafa Luque Cruz

Anuncios

4 comentarios to “I MEDIA MARATÓN CALAR ALTO”

  1. Nono Says:

    Muy buena tu crónica y muy chulas las fotos, me han hecho revivirlo. Yo eché bastante en falta agua en la llegada, con un botellín de tercio no se hidrata uno y la coca cola y el isotónico sin agua mejor no probarlo.
    Por cierto, la prometida botella de aceite se quedó en una bellota que no da ni para una tostada.
    Pero lo realmente importante, la carrera, me encantó.
    Por cierto por Madrid teneis la media maratón solidaria que sale y llega a Somosierra (muy chula también).
    Saludos

  2. Pepe Raya Says:

    Felicidades a todos; De que hablo cuando hablo de correr, Haruki Murakami. Saludos

  3. jose almeria Says:

    cuando vi el cortafuegos regresaron los fantasmas de los 101

  4. javier aznar Says:

    hola rafa mu buen repor la lastima es que no estuvieras alli para llevarte el garming¿¿¿

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: