CORRIENDO TRAS UN SUEÑO. UN ACCITANO EN LA MARATÓN DE LISBOA 2012

Corriendo tras un sueño. Un accitano en la Maratona de Lisboa 2012

 “Sí, ya sé

  que nunca nadie seré…

 Sé de sobra

 que jamás tendré obra.

 Y sé, sí

 que no sabré de mí.

 Pero ahora

 mientras dura esta hora,

 esta clara y serena

 noche de luna llena,

 estos ramos,

 esta paz en que estamos,

  dejadme que me crea

 lo que es imposible que yo sea”

 Fernando Pessoa

Hola a todos los seguidores del blog Ultrafondo Guadix. Rafa Luque me ha pedido que escriba una crónica sobre mi experiencia en el  Maratón de la hermosa ciudad de Lisboa. Creo que ha cometido un grave error pues no sabe lo tostón que puedo llegar a ser. Confieso que ha sido una experiencia inolvidable puesto que se trataba de mi primer maratón y estoy seguro de que tod@s guardáis un recuerdo imborrable de la primera vez que os enfrentasteis a la mítica distancia. Pero, en realidad, como relató el historiador Herodoto, el soldado  Filípides no recorrió 36 kilómetros entre  la ciudad griega de Maratón y Atenas, sino 225 km entre Atenas y Esparta en el año 490a a.C y tardó dos días. Lo cierto es que los hoplitas griegos eran incansables atletas, corredores y marchadores.

 Pero, a pesar de que no coincidan leyenda e historia, caprichos de destino, en su honor se creó una competición con dicho nombre en los primeros juegos olímpicos de la edad moderna, celebrados en 1896 en la ciudad de Atenas, tal y como soñó el Barón Pierre de Coubertin.  Entonces sí, el no menos mítico aguador ateniense Spyros, recorrió los 40 km que separan Esparta de Atenas en 2h 58min 50s, convirtiéndose en el primer ganador de una maratón olímpica contra todo pronóstico. Nunca sabremos qué sucedió al australiano Teddy Flack, ganador de los 800m y 1500m, que lideraba la carrera a 4km del final. Entonces parece ser que se cayó y cuando un espectador griego intentó ayudarlo a levantarse, Teddy lo golpeó y fue descalificado. En esa extraña carrera participaron 17 corredores y la terminaron 9. Cada carrera tiene su propio misterio que nunca podremos explicar.

 Desde entonces del deporte se ha profesionalizado y politizado aún mas. El dinero ha tocado al deporte de competición y como un nuevo rey Midas lo ha llenado de trampas y miserias.  Sin embargo son cada vez más los deportistas amateur que deciden participar en carreras de larga distancia emulando a Filípides o a Spiridón

Louis, y a tantos corredores anónimos desde el origen de la humanidad, sin que nadie consiga responder porqué.

 Quizás la respuesta esté en nuestros genes. Durante miles de años el ser humano ha sido nómada, cazador, recolector, pastor y finalmente, agricultor , artesano y comerciante. Luego navegante y siempre explorador. Es inevitable pensar en ello al visitar la ciudad de grandes descubridores y aventureros como Magallanes, Vasco da Gama o Alvares Cabral. En todas las actividades humanas, el reto y el impulso de ir siempre más allá, el esfuerzo y la ilusión de descubrir y descubrirse, la ambición y la pasión  han jugado un papel esencial.  Nuestros antepasados necesitaban desplazarse en interminables jornadas para alimentarse, buscar nuevos territorios, comerciar, y sobre todo, para sobrevivir, para comer cada día, sin saber si ése sería el último.

 Hemos sido viajeros. Desde el origen de nuestra especie. Somos muchos los que sentimos en lo más profundo de nuestro ser esa añoranza, ese desasosiego que  también describió Pessoa,  producido por nuestra existencia sedentaria, anodina y monótona. Para estar en armonía con nuestra naturaleza necesitamos buscar sus límites, y así, gracias al esfuerzo del camino, encontrarnos a nosotros mismos.

 Durante la carrera que empezó y terminó en el Estadio 1º de Mayo me sentí así, parte de una marea humana venida de sitios inimaginables. Unido a un río multicolor  y cosmopolita, sin decir una sola palabra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No hacía falta. Intentando salir de mí mismo y fundirme con los sentimientos de los demás, logré encontrarme a mí mismo como no lo había hecho antes. Fundirme a la cadencia  5 min/km del corredor anónimo de camiseta naranja delante de mí. Era lo planeado en mis entrenamientos durante 8 meses. Sentir el suelo deslizarse bajo mis pies, minimizando el impacto, dejando que fluya de la manera más natural y fácil posible, sin superar las 170 pulsaciones por minuto, dejando la mente relajada, sin obsesiones ni agobios, disfrutando de cada paso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Todo marchó como estaba previsto hasta el temido km 32. Las piernas habían perdido su frescura y cadencia,  se habían vuelto paulatinamente de cartón. Los corredores que me habían acompañado durante casi toda la carrera se escapaban sin que puediera hacer nada. La media en el pulsómetro subía a 6 o incluso 7 min/km. Entonces me asaltaron las dudas: “ Quizás he corrido por encima de mis posibilidades y ahora toca pagar la osadía”. Siento un zumbido en los oídos y fuera el mundo parece haberse quedado mudo.

 Los últimos 5 km he ido tras un corredor del Club de Atletismo del Zapillo. Tengo que renunciar a su ritmo. En ese momento me acuerdo de mis juegos en el patio del colegio Medina Olmos. Con mis compañeros de clase jugábamos a “pilla-pilla”. Tengo que huir del dolor y refugiarme en mis recuerdos. En mi cerebro resuenan las palabras de un sabio corredor: “ Los 10 últimos km de un maratón se corren con la fuerza de tu mente, porque ya no te queda energía en ningún otro sitio”. Toca pasar el bache. Hay que saltar por encima de ese espantoso muro.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 En la Plaza del Comercio, km 36, escucho aturdido los gritos de ánimo de mipareja Encarni, su hermana y cuñado: “Ánimo. Tú puedes. Adelante. Eres el mejor”  Tengo que terminar. El crono marca 3:20. Me vuelve un soplo de fuerza. Todavía puedo conseguir mi objetivo, 4h. Pero sé que quedan 6 km con una pendiente suave pero constante, un desnivel de 100 m. Empieza el calvario . Cada paso es un suplicio. Pero tantos entrenos subiendo de la olla de Guadix a los llanos tienen que haber servido de algo. Nunca se me dio mal subir. Soy medio alpujarreño. Como puedo me recompongo. Estos 5km fueron los  más largos de mi vida. Pienso sólo en cada paso. A mi alrededor más y más corredores van quedando descolgados, siguen caminando o sufren calambres. Mi media va mejorando poco a poco y en el km 40 he alcanzado al grueso del grupo que había perdido en el km 32. Me doy cuenta que lo voy a conseguir y un alegría indescriptible invade mis destrozados pies. Cuando entro al estadio quedan aún 200 m. Siento ganas de llorar. Mi crono marca 03:53:13. Uno de los momentos más felices de mi vida. Es absurdo, pero cierto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Francisco Jiménez Medialdea

Creo que solo nos queda una cosa que decirle a nuestro compañero Paco,           ¡ ENHORABUENA EN TU DEBUT MARATONIANO Y   BIENVENIDO AL MUNDO DE LOS ULTRAFONDISTAS!

Para una mayor información sobre este Maratón Europeo.

http://www.lisbon-marathon.com/es/lis_01_es.htm

Te emplazamos desde aquí para que nos cuentes tu experiencia este otoño en el Triatlón Olímpico del Puerto de Santa María.

Rafael Luque cruz

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: