I ULTRATRAIL SULAYR SIERRA NEVADA 97KM O 57KM

Buena mañana, todos los que leéis habitualmente este blog sabéis que intentamos describir las pruebas, tanto a nivel físico, paisajístico y también a nivel emocional.

Cuando uno se enfrenta a una prueba de ultrafondo tiene que tener en cuenta muchas variables, entre ellas el aspecto psicológico muchas veces es más importante que el físico.

En el calendario de estas pruebas este año ha nacido una que recorre parte del Sulayr.

Ruta Aldeire-P.Ragua-Cerro Chullo (2600m)-Laroles ( 26-04-2012) 33

No vamos a entrar en cómo estuvo la organización de la prueba, solo recordaremos a los organizadores que a un corredor que lleva 100km en las piernas o tiene que hacerlos, hay que mimarlo, no puede faltar nada en los avituallamientos, ni al principio ni menos al final, es igual de importante el primero que el último, la señalización es importantísima y un fallo para el corredor supone hacer muchos kilómetros más, con el consiguiente desgaste físico y psíquico.

Un refrán dice:  “a buen entendedor pocas palabras bastan” …

Para cualquier información sobre la prueba, la página oficial de ésta es:

http://www.ultratrailsierranevada.com/subindex.htm

En el siguiente enlace podéis ver todo lo relacionado con este impresionante sendero:

http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/paginas/sulayr/indexSulayr.jsp

Esta crónica de la carrera la va a hacer nuestro compañero y amigo de batallas Miguel Blázquez, este año debutó en las pruebas de ultrafondo en los 101km de Ronda y parece que le ha entrado el gusanillo de correr y sufrir tras la meta de un sueño…

Siempre hemos escrito de las sensaciones  que se tienen en tantas horas de prueba, para Miguel esta prueba era especial y cuando leáis su crónica sabréis el porqué…

Felicitar a los 4 integrantes de Ultrafondo que realizaron la prueba y a todos los que estuvieron en la linea de salida, pues eso ya es el primer triunfo.

Rafael Luque Cruz

I ULTRA TRAIL SULAYR SIERRA NEVADA

Sulayr

 

El 28 y 29 de septiembre de 2013, se celebró el primer Ultra Trail en Sierra Nevada que transita en su mayoría por la senda Sulayr, “montaña del sol”, una vereda circular de 300 km. que transcurre a una altura media de unos 2000 m.

IMG_957013519291

La prueba constaba de 2 modalidades, una de 97 y la otra de 57 km; la primera (97 Km) tenía su inicio y llegada en la población de Abrucena con más de 4500 m de desnivel positivo; la segunda (57 km) partía del puerto de la Ragua con más de 2000 m de desnivel positivo, situándose la meta en dicha población.

Muchos accitanos pertenecientes a los distintos clubes como LOS REBECOS, ACCILANT y ULTRAFONDO emprendieron la travesía en las distintas modalidades.

IMG_1058150756839

En los 57 km participaron los accitanos: Jorge Hernández JiménezRafa MartínezMac Gregor, Avilés, Emilio Delgado OrtegaManuel Lorente, Manuel Jabalera y Alejandro Sánchez Tévar (amigo y “hermano de aventuras” que, tras cruzar la meta, unimos los brazos tatuados a bolígrafo al grito de…”¡¡sufrimiento y dureza!!”). Hacer mención especial a esa segunda posición del gran atleta Manuel Jabalera parando el crono en un tiempo verdaderamente extraordinario, por no decir estratosférico, en 6 horas, 13 minutos.

facebook_1897563590

En los 97 Km fuimos otros tantos accitanos los que emprendimos la odisea del recorrido largo: Francisco Martínez, Juan Antonio Escudero, José David Pérez, Pepillo y “las super nenas” María Martínez Raya y Margarita C. González quienes, tras resistir el largo recorrido, hicieron podio 2 y 3 en la categoría absoluta femenina.

Sobre las cinco de la mañana, hice entrada en Abrucena. En una noche oscura y lluviosa, se presagiaba una jornada aún más dura si cabe. Allí empezó todo, la revisión del material por parte de la organización (manta térmica, silbato, frontal, comida, ropa, etc) tolo lo exigido por la normativa, hizo que aflorara el nerviosismo aún estando seguro de que no me faltaba nada en la mochila por las revisiones de días anteriores. Fotos con los compañeros, comentarios, etc. maquillaban los minutos restantes hasta la hora de salida.

facebook_678767846

Las seis y seis de la mañana, el pistoletazo de salida despertó a la población de Abrucena, empezaba el Ultra Trail Sulayr.

salida sulayr

Todos y cada uno de los 200 participantes en esta modalidad, emprendíamos los 97 km con los frontales y luces traseras en una noche lluviosa y oscura. Poco a poco el gran grupo se dispersaba. La imagen era alucinante al salir del pueblo, una hilera de luciérnagas se perdía en esa noche fría y tenebrosa.

IMG_1044934051517

Trascurridos los primeros 5 km, empezó el terreno, puro y duro, de auténtica sierra: veredas y ríos iluminados solamente por los frontales,  a lo que se le sumó, las inclemencias climatológicas; un obstáculo bastante duro a solventar. Aún teniendo memorizado el perfil de la prueba, por lo que sabía a lo que me enfrentaba, dudé y mucho de mis posibilidades de éxito. La falta de visibilidad y sin tener una referencia visual de la sierra, solamente por ese metro cuadrado de la luz del frontal, la sensación de ahogo era inmensa y más sabiendo que tenía que superar un desnivel de más de 1200 m los primeros 18 km que separa Abrucena (980m alt) de Piedra Negra (2000m alt).

Peñoran

La falta de aclimatación al medio fue tal…, que pensé en…(mejor ni decirlo). Esperé hasta los primeros rayos de sol que coincidió con el primer avituallamiento que se encontraba en el kilómetro 10, en una pista forestal. Fue cuando todo empezó a cambiar, un amanecer  espectacular, la lluvia empezó a cesar, y tras un bocado, me dispuse a “controlar y dominar la cabeza”, cosa importantísima en esta clase de pruebas de larga distancia.

Las sensaciones empezaban a mejorar por momentos, empecé a sentirme como siempre me siento cuando danzo por la sierra en los entrenamientos: disfrutando y gozando. ¡Ya sí!, por fin me encuentro a gusto conmigo mismo, la ilusión por terminar estaba ahí de nuevo presente. El olor a tierra mojada y a pino, la belleza de los riscos y riachuelos, la flora y fauna autóctonas de esta sierra de la cordillera penibética; cabras, vacas, jabatos y las poblaciones del marquesado bajo mis pies, me daban los buenos días entre los dorados rayos de sol, que se dejaban asomar tímidamente entre las nubes, como gritos de aliento que me animaban a seguir. A seguir en un continuo “subir y bajar” de veredas y caminos. Y así fue, como “paso a paso y kilómetro a kilómetro”,  me topé con  la cota máxima de los 2100 m de altura a 40 kilómetros de la salida y a unos 5 km del Puerto de la Ragua.

Kilómetro 40, en algo más de 5 horas, divisaba el refugio del puerto de la Ragua desde la loma que sube al pico del Chullo, para dejarme caer hasta el mejor avituallamiento sin duda, no tanto por la primera comida caliente, ni geles, ni barritas, ni nada de eso, sino porque allí estaba lo que más fuerzas me iba a dar, el beso de mi hija Daniela de 2 añitos, jejeje. En fin, tras comer rápido y tras un breve estiramiento por no enfriarme mucho, me dispuse a continuar por la pista Bayárcal. Aún quedaban 57 km.

facebook_-1028585554

Tras dejar el puerto, la bajada fue muy técnica: sortear rocas, riachuelos, sendas de piedras sueltas, a veces, ayudado por fijaciones de cuerdas ancladas, etc  fue un suplicio para mis rodillas durante esos 7 km donde se encontraba la Posada de los Arrieros. Transcurridos más de 20 km desde La Ragua y tras perder unos 700m de altitud, en el km 57 aproximadamente, afrontábamos una de las partes más duras del recorrido. Teníamos que superar un desnivel de unos 400m en apenas 2 km. Una “auténtica pared”, que sólo para los más fuertes, lo pueden hacer corriendo, como supongo que lo hizo “la cabra Jabalera”; yo sí que no pude. Punto kilométrico que causó las diferencias más notables entre los participantes.

Kilómetro 60, “Los Cerrillos”, 1700m de altura, segundo y último avituallamiento de comida caliente. Las sensaciones físicas y psíquicas no tenía nada que ver con las del principio de la carrera. Tras probar bocado, me comunicaron que iba en el puesto 22 de 200 participantes, la autoestima y las ganas de seguir fueron a más. Y es que este tipo de carreras, desconoces por completo la gente que tienes por detrás y la que tienes por delante, y siendo sincero, me daba absolutamente igual hasta este punto, ya que mi objetivo era llegar a meta. Pero al encontrarme bien, quise continuar forzando “la máquina” tanto para arañar alguna posición más como minutos a recortar. Durante la bajada de esos 8 km reservé fuerzas, y sin castigar las rodillas un tanto doloridas, di caza al último accitano, Francisco Martínez, un amigo de la niñez, (quien nos diría, cuando estábamos en la escolanía, que nos íbamos a encontrar por “esos montes de Dios”)

IMG_1207723999027

Kilómetro 68 y a unos 1400m de altura, empezaba la última subida. Por delante quedaban trece infinitos kilómetros hasta coronar “La Polarda” (2000m). Durante la subida, era inevitable no fijarse en los dorsales que diferenciaban los que corrían en la modalidad de los 57 de los de 97 km y así, contabilizar a los corredores que iban por delante tras la información recibida. Me encontraba bien, el ritmo era bueno, recogía corredores de larga distancia, y sobretodo, aumentaba la distancia entre los que me precedían, cosa positiva, ya que en las bajadas no son mi fuerte y  pudieran darme caza.

IMG_1155678863528

Kilómetro 80, La Polarda (2000m), un breve avituallamiento y un fugaz saludo  a McGregor que se encontraba allí. Con unos 80 km en mis piernas, quedaban por recorrer unos 17 km hasta la meta. “El darlo todo por el todo”, “el olor de la victoria”, el  llegar a meta y abrazar a tus compañeros y familia,  era inevitable que “la carne de gallina” hiciese acto de presencia. Emprendí la bajada ampliando zancada, atenuando de esta manera los pequeños dolores de rodillas, y evitando como no, ser alcanzado.

En el  kilómetro 87, se encontraba el último avituallamiento. Y tras dejar 10 km de bajada por una continua e interminable vereda esquivando corredores, entre los cuales, se encontraba mi amigo Avilés, asomó Abrucena. Inicio y sobretodo META. Desde las alturas se divisaba…, estaba ahí…, cerca…, e incluso se podía palpar, pero… no fue “un camino de rosas” ya que los kilómetros fueron interminables. Pareció como si hubiesen alargado cada metro de los mil que forma cada kilómetro. Pero… los metros transcurrían por cada paso, y los kilómetros se fueron abatiendo con el tiempo.

A 3 km de META, me dispuse a cruzar el último río, siendo éste el primero que salté tras la salida, “no me imaginaba pasar por dicho tramo de día”. Tras cruzarlo, me topé con dos corredores más de los 97 km, perdí la cuenta de los que fui adelantando, pero sabía que estaría entre los 20 primeros puestos. Llegué al asfalto y arranqué de mi mochila una foto del ángel que me acompañó durante todo el trayecto, mi prima María Blázquez (que  tras una larga batalla de nueve años que duró esa enfermedad llamada cáncer, se la llevó por delante a los 40 años). Entre mis manos besé la foto y mirando al cielo, grité al viento: ¡¡Lo conseguimos primaaaa!!; ¡¡GRACIAAASSS!!

facebook_-1254207952

Kilómetro 96, a la entrada al pueblo, sabía que estaban expectantes familia y amigos. Al entrar chiflando y gritando supieron que llegaba. Todo preparado para entrar en meta: cámaras fotográficas, voces de ánimo, aplausos, etc. Físicamente estaba presente pero a la vez me encontraba ausente, los recuerdos inundaban mi cabeza: vivencias, anécdotas, sentimientos; juegos con barro, la piscina de la casita de Jérez, las castañas asadas en familia alrededor de la lumbre, las moras, las nochebuenas, las comidas de los santos, y un mil etc. pasaron por mi mente a tan sólo 50 metros de META.

Con mi hija en un brazo y la foto de mi prima en la otra, entré en META. La crucé y me arrodillé, grité y lloré, me repuse del último esfuerzo… y al levantarme… ahí estaban: mi mujer Natalia con mi hija Daniela exclamando: ¡lo conseguiste papá!.  Pero las sensaciones no terminaron aún. La explosión de júbilo fue, cuando todos y cada uno de los participantes accitanos nos confrontamos en un abrazo infinito:

                     ¡Lo conseguimos!, ¡Cruzamos la META!.

Y es que, solamente ellos, saben lo que es esto: el vencer a la montaña, la satisfacción  del objetivo cumplido,  la alegría del éxito, etc… hizo que nos embriagara a todos en un solo lema:

 

“El placer por el deporte  y el respeto a la naturaleza”.

429957_114086878717253_1784197119_n

 

Parando el crono en 12h 34min y 45seg quedando en la general el 15º de 200 participantes en la modalidad de 97 km. en el I ULTRA TRAIL SULAYR SIERRA NEVADA

Os dejamos con un pequeño montaje gracias a las fotos de Juan Manuel Valenzuela Toribio:

 

 ENHORABUENA A TOD@S LOS ACCITAN@S QUE PARTICIPARON EN ESTA INOLVIDABLE Y DURA PRUEBA.

Miguel Ángel Blázquez Ortíz

Anuncios

Etiquetas: , ,

Una respuesta to “I ULTRATRAIL SULAYR SIERRA NEVADA 97KM O 57KM”

  1. dani Says:

    Mi enhorabuena, grandisima carrera y muy bonita crónica.
    Sds

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: